Siempre interrogantes

¿Dónde hemos dejado a la persona? ¿Quién la ha borrado de la Tierra? ¿Es cierto que molesta? ¿De verdad es alguien aborrecible? ¿Quién está empeñado en sacarla del mundo? ¿No sabemos convivir con ella? ¿Tan difícil es? ¿Por qué ese empeño en no dejarle ser? ¿Por qué tanta violencia para dominarla?

¿Cuándo cesará el poder, la tiranía, las ganas de sentirse como Dios? ¿Quién cree que todo lo que está pasando está fuera del alcance del ser humano? ¿Quién está viendo con una mirada profunda los hechos? ¿Estamos decididos a mirar así, a desenmascarar la mentira, a llamar a las cosas por su nombre?

¿Dónde hemos dejado la dignidad de la persona? ¿Quién quiere borrarla de la persona? ¿Tan dolorosa es para el mundo? ¿No es suficientemente valiosa que la usurpan, tachan y apedrean? ¿Cómo vivir sin dignidad? ¿Cómo ser sin ella? ¿Cómo trabajar sin ella? ¿Es que no se dan cuenta que se la han robado antes a ellos? ¿No ven que sin ella no son? ¿No sienten que no viven? ¿No advierten que trabajan sin sentido sin ella? ¿Por qué entonces tanto empeño en “curarse” usurpándosela a los demás, a nosotros, inocentes de su pecado?  ¿Quién podrá hablarles claro, decirles que se dobleguen, inclinen la cabeza y se reconozcan? ¿De verdad estamos empeñados en no ver que todos los hechos alrededor del mundo tienen una base de maldad más allá de la acción voluntaria del ser humano?

¿Dónde hemos dejado el bien de la persona? ¿Que no todos tenemos el bien? ¿Por qué no nos empeñamos en conocer en profundidad a las personas? ¿Seguro que somos incapaces de ver un atisbo de bien en ellas? ¿Cómo verlo si no dejamos de recibir el mal que son capaces de realizar? ¿Hemos perdido la esperanza en el ser humano? ¿Hemos cerrado las puertas a la conversión? ¿Hemos olvidado nuestra naturaleza pecadora? ¿No queremos mirar nuestro interior? ¿Por qué costará tanto creer? ¿Por qué costará tanto abrir el corazón? ¿Por qué costará tanto perdonar? ¿Y por qué deberíamos hacerlo? ¿No quieres un mundo donde reine el amor, la paz y la misericordia? ¿No luchas cada día por ser mejor persona? ¿No anhelas vivir en comunidad? ¿Has olvidado quién te creó y para qué?

¿Dónde hemos dejado el ser de la persona? ¿Cómo se han olvidado tan rápido de él? ¿Dónde quedaron sus anhelos más puros, sus deseos más inocentes, sus miras altas? ¿Por qué desaparece todo de repente? ¿Cómo es posible borrar lo bueno de una persona? ¿Qué o quién se ha apoderado de ella para arrebatarle su ser? ¿Qué no logras a entender? ¿Todo? ¿O nada? ¿De verdad seguimos con el antifaz puesto? ¿No queremos ver más allá y preferimos quedarnos con hechos sueltos? ¿Y qué pasa cuando esos hechos sueltos suman una multitud? ¿No logras leer entre líneas? ¿Cómo no se nos ha ocurrido antes? ¿Y cómo se nos ha podido olvidar? ¿No fue la sociedad, esos amigos escépticos, algún familiar o el colegio los que te hicieron creer que el Mal y su mayor  representante no eran más que una fábula? ¿Por qué no fuimos más críticos, por qué no quisimos profundizar? ¿Por qué dejamos de pensar, de reflexionar? ¿Por qué ese empeño en dejar de buscar la Verdad?

¿Dónde queda el Bien? ¿Dónde la persona? ¿Dónde Dios? ¿Pero hay dudas de ésto? ¿Por qué? ¿No queremos buscar en cambio quién nos enturbia la vista para no ver? ¿Quién nos ofusca el corazón para no amar? ¿Quién nos adormece el alma para no hablar con Dios y de Él?

I was so confused.
Oh, Jesus!
Have You seen the news?
Tell me, please.
Help me see the way it all really works.
Oh, Jesus!

We yell so loud.
Oh, Jesus!
And Your name rolls out our mouths like fools.
Tell me, do we help or do we hurt?

                         [Oh, Jesus – Jon Mclaughlin]

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Catoly dice:

    Para encontrar las respuestas que nos iluminen y guíen en nuestra vida, primero hay que hacerse las preguntas correctas… ¡Como estas! La segunda parte de la serie de preguntas que todos deberíamos hacernos.

    Gran entrada, mi enhorabuena.
    La paz.

    Le gusta a 1 persona

    1. Y digo yo, ¿son preguntas correctas las que formulo aquí? Espero que sí por la parte que me toca. De todas formas, me hacen ir a lo profundo de las cosas que acontecen en mi día a día y en las conversaciones con mis amigos y cualquier otra persona. ¡Gracias, Mensajero! La paz y feliz Semana Santa. Una pregunta más: ¿le seguiré hasta el final? (a Jesús, por supuesto)

      Me gusta

Tu turno

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s