Sonrisas al descubierto

Observar, dulce tarea la de observar. Parar unos minutos o aprovechar los que se tienen que dejar pasar al esperar a alguien o para dar comienzo un acto, una clase… Se necesitan unos ojos limpios, sin prejuicios y malas tendencias. Un espacio amplio o minúsculo, lleno de personas u objetos, y una actitud de asombro…