Entre dos calles

Shaggy. La primera vez que pronunció su nombre sonreí. Lo asocié al amo de Scooby-Doo. Podría ser perfectamente él si no fuera por su tez morena; es de Marruecos. Hace cuatro meses que conozco a Saji. Lleva más de diez años en España, habla y entiende el español sin problemas, hasta se atreve con el valenciano y…