Dos hombres, un sólo guía

Apenas cuatro meses para clausurar este Año de la Fe y el mes de julio irrumpe con dos nombres propios: Angelo G. Roncalli y Karol Wojtyla. Comúnmente conocidos como el Papa Juan XXIII y el Papa Juan Pablo II.

Hace escasas horas tenía en mis manos un folleto informativo de un gimnasio en el que presentaba la oportunidad de tener un entrenador personal que guíe las ejercicios a realizar. Decía algo así como “atención presencial exclusiva por un entrenador personal, sesiones planificadas individualmente”.

Enseguida los nombres de aquéllos irrumpen de nuevo y hacen ver una similitud palpable casi al cien por cien. Dos personas de carne y hueso dedicadas a la atención de la otra persona. Un tiempo exprimido y otorgado a sus pupilos.

Igual que el entrenador personal busca el buen hacer de su cliente, así también estos dos entrenadores del alma. Aquél piensa rutinas que mejor se adapten a la constitución de su cliente, le motiva y anima a seguir un día y otro a pesar de la fatiga, los resultados lentos y el esfuerzo requerido. Siempre está a su servicio, disponible mientras dure el contrato establecido. No hay lugar al fracaso porque el otro es para el entrenador un mismo yo y no está dispuesto a caer.

Aquéllos (los dos Papas) también miran por sus pupilos, en comparación con los clientes de los entrenadores, son miles y por tanto requieren un mayor desgaste, fuerza y tiempo. A pesar de esos requisitos tampoco piensan en la retirada ni en el fracaso. Es mucho lo que hay en juego y alientan cada segundo de vida de los que deciden seguir sus indicaciones.

Angelo y Karol fueron dos grandes personas que quiso Dios estuvieran al frente de su Iglesia y nos echaran una mano constantemente. Así llegaron a convertirse en entrenadores del alma sin reproche alguno. El buen hacer de ambos se ha visto recompensado con un llamamiento a formar parte de la Iglesia universal: próximamente se reconocerá su santidad y cada uno de nosotros podrá hacerse con sus servicios 24 horas los 365 días del año.

Señoras y señores, ante ustedes, un gran acontecimiento y una alegría que no pueden dejar pasar.

Anuncios

Tu turno

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s